Home

No hubo predeterminación sino el azar, y el definirse de una nueva belleza…

En la experiencia desconcertante que es la vida la presencia poética participa intensamente; este regalo transforma la cultura humana, contenida en la identidad del ser. Diferentes mundos sensoriales, los más vulnerables, cruzan de manera silenciosa el tiempo y se instalan como mecanismos de filtro de toda expresión enigmática. En el ánimo del lenguaje el despliegue de la creación, la actitud, la extensión íntima de una práctica intelectual. Siempre hemos compartido la idea de arte con el pensamiento abstracto, nada hay que incomode esta intuición, pero un fondo de agitación nos atraviesa cuando la relevancia de la obra en su formalismo estético -a veces deslumbrante- trasciende significados, ocupando el espacio de lo real en un proceso revelador y genuino. FRAGMENTARIA”  maría muñoz.- 

img010.jpg

Homenaje a Oteiza, Premios Serie de Madrid. 1975 

La construcción es aspiración a crear un objeto singular y concreto; es un camino de acción; a diferencia de la composición la construcción afirma.

Lo propio del constructivismo es la lucha casi constante, consciente o inconsciente contra el estilo, lo que enlaza con sus pretensiones de cientificidad.

img012

Estamos ante una nueva etapa de la cultura humana, en una sociedad planetaria que contiene más información de la que la mente puede tolerar, pero que brinda suficiente espacio para remontar el espíritu.

En la óptica constructivista, el arte sólo existe y tiene valor en cuanto acto creador puro y concreto. La más grande idea morirá si no se expresa y desarrolla hábilmente.

img008

El constructivismo nace como tendencia artística en la lucha por un nuevo tipo de trabajo estético y como reflejo de las nuevas realizaciones técnico-científicas del siglo XX; surge en esa atmósfera. 

Como movimiento conceptual de expresión artística, fue en sí mismo una revolución; constituyó un cambio radical, no solo por su búsqueda de leyes de organización visual, también al poner el arte al servicio de la sociedad.

img035

La idea constructivista  no es una idea programada. No es ni un procedimiento técnico ni la manifestación revolucionaria de una secta artística; es una concepción general del mundo originada en la vida, íntimamente ligada a ella y destinada a influenciar en su curso. ¿Qué genio concebiría para nosotros una leyenda más enervante que ese relato prosaico que se llama la vida? 

A la luz de la idea constructivista, el espíritu creador del hombre tiene la última palabra en la construcción del conjunto de nuestra cultura.

P1050668.jpg

La originalidad pasó de ser un arma de provocación para convertirse en un factor de integración. El lenguaje de las vanguardias del siglo XX llevó a cabo esta transformación; no sólo la renovación de la forma, socializó el arte y se instauró la cultura de masas; ésta tarea recibió un nombre: la construcción del hombre nuevo.  

Queremos ver la cultura como una región de la tierra fertilizada por la matemática, la creación más pura del ser humano. Analogías y manifestaciones formales en la esencia del proceso. Entre otros postulados, se proclamaron los ritmos cinéticos, y se restituyó a la escultura la línea, afirmando en ella la profundidad en tanto que dirección, única forma posible de expresar el espacio.

img030

Premio Ateneo de Madrid. 1974 

captura-de-pantalla-2016-11-22-a-las-13-32-03

Futurismo: paisaje. 1977

La utopía parecía estar al alcance de la mano, pero la mistificación de las categorías culturales -artísticas y críticas- era la consecuencia de la mistificación previa de las obras, y el constructivismo es un ejemplo de cómo esa mistificación puede evitarse. Su afán por superar el arte, incluso por negarlo, es testimonio de una preocupación teórica que dependía de esa práctica.   

El problema central en torno al cual se debatió, fue el de la relación entre forma y significado y no cualquier significado, sino aquel que mejor expresaba la nueva sociedad que se estaba formando. Con la perspectiva histórica actual podemos darnos cuenta que los movimientos que le siguieron serían inexplicables sin su existencia.

captura-de-pantalla-2016-11-21-a-las-18-43-03

Sabotear al destino: en el infinito crece lo que está por venir…

 …Y sin embargo, fijar el arte y la palabra como si no fueran una confrontación, sin borrar su huella, sustraerlo todo de sí y al vez entrañar la pertenencia posterior… En el sentir universal de la creencia el signo guarda aún la nostalgia de una ensoñación trascendiendo el tiempo y toda lógica; y aunque es innegable que las prácticas artísticas se desarrollan siempre en un contexto único rico en referencialidad, alternativas simbólicas, respuestas intuitivas o mensajes cifrados, vienen siendo interpretados por la naturaleza humana como rasgos propios de la identidad. Si saboteamos el abismo de lo real la vida se fortalece en un proceso único, existencia y experiencia ceden su puesto a lo metafórico que ocupa la retórica del deseo y su parte de dicha. Ante la eficacia del deslumbramiento, la apertura del ser, la creación pura. Pero, ¿qué modifica ésta categoría, qué nos arrastra hacia su espíritu? En la estructura inaugural del arte, ningún concepto se resiste a lo posible: allí sucede todo. “FRAGMENTARIA”  maría muñoz.-

img002

Torre seccionada

1975